The Common in Communism

Michael Hardt
The common must be the foundation of any communist hypothesis today. This is true due primarily to two interconnecting and conflicting conditions of the common with respect to capitalist production. First, contemporary capitalist production relies ever more centrally on the production and productivity of the common. And, second, the common, since it must be shared and open to free access, is antithetical to property. In other words, the common and its productivity are destroyed when relations of property (private or public) are imposed on it; and, in turn, the affirmation of the common implies the destruction of property. The dynamics of class struggle today and the project to overcome class society develop on the terrain of the common.

I generally agree with the efforts of Alain Badiou and Slavoj Zizek to renew the idea of communism and the communist hypothesis. The concept of communism, like that of democracy, has been corrupted so that today in standard usage it has come to mean its opposite, that is, state control of economic and social life. I would like to shift the discussion slightly, however, or recenter it from Badiou’s and Zizek’s focus on the political decision to the critique of political economy and the project for the abolition of property. To realize the communist hypothesis for our times we need to move, so to speak, from Lenin to Marx. Indeed one of the reasons that the communist hypotheses of previous eras are no longer valid is that the composition of capital – as well as the conditions and products of capitalist production – have altered. Most importantly the technical composition of labor has changed. How do people produce both inside and outside the workplace? What do they produce and under what conditions? How is productive cooperation organized? And what are the divisions of labor and power that separate them along gender and racial lines and in the local, regional, and global contexts? In addition to investigating the current composition of labor, we also have to analyze the relations of property under which labor produces. Along with Marx we can say that the critique of political economy is, at its heart, a critique of property. “The theory of the Communists,” Marx and Engels write in the Manifesto, “may be summed up in the single sentence: Abolition of private property.”1

Read the rest of this entry »

Share/Bookmark

Marx contre-attaque

Created 16/03/2009 -Published on Bibliobs (http://bibliobs.nouvelobs.com)

«L’idée de communisme» retrouverait-elle, par temps de crise, une vigueur inattendue? Alain Badiou [1], Slavoj Zizek [2], Toni Negri [3], Michael Hardt [4], Jacques Rancière [5] et plusieurs autres grands noms de la philosophie politique radicale mondiale étaient réunis, ce week-end, à Londres, pour un colloque sur cette notion. Aude Lancelin a suivi les débats

Faucille-Marteau_vignette.jpg

On ignore si la tombe de Marx [6], située au cimetière de Highgate à Londres, a été spécialement fleurie durant ce week-end. Il est certain en revanche qu’un hommage autrement plus stimulant vient d’être rendu au penseur au cœur même de la capitale britannique. Trois journées durant, du vendredi 13 au dimanche 15 mars 2009, les plus prestigieux noms de la philosophie politique radicale mondiale, de Slavoj Zizek à Alain Badiou, Toni Negri, Michael Hardt, Jacques Rancière et bien d’autres, se sont succédé à la tribune de la «Birkbeck university of London» [7] pour réfléchir ensemble à l’avenir de l’idée communiste. Un amphithéâtre de neuf cent places avait été mis à disposition pour ce colloque à tous égards exceptionnel, sobrement intitulé «On the idea of Communism». Il aura à peine suffi à contenir une foule spectaculairement jeune, attentive et rieuse, venue de l’Europe entière avec carnets de notes, canettes de Coca light et caméscopes high-tech pour entendre les grandes figures d’un concept politique qu’on disait salutairement mort.

Read the rest of this entry »

Alain Badiou: La actualización del comunismo

Filósofo, dramaturgo y novelista, es uno de los nombres más destacados del pensamiento contemporáneo. En esta charla, hace un repaso por los sucesos del Mayo del ’68, advierte que la idea del comunismo no ha podido ser superada hasta hoy y ataca al presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, a quien define como “el último bastión del conservadurismo francés”. Un diálogo sobre la política de la emancipación, el amor como categoría de verdad y la relación entre poesía y filosofía.

Por ANALIA HOUNIE

“El capitalismo global es una abstracción que excluye a buena parte de la humanidad”, sostiene.

—A cuarenta años del Mayo Francés, ¿cuál es, según usted, su legado?

—La complejidad de la pregunta consiste en que no hubo un Mayo del ’68 sino cuatro. Mayo del ’68 fue un acontecimiento, precisamente, porque estuvo compuesto por elementos diferentes. Cuando hablamos entonces de este acontecimiento, debemos precisar siempre de qué Mayo del ’68 estamos hablando. Para decirlo brevemente, hay un primer Mayo del ’68 que es la rebelión de la juventud; de hecho, no de toda la juventud sino de los estudiantes: es la revuelta de una minoría. Es la parte más visible del Mayo del ’68. Debemos decir también que esta parte no fue completamente original porque hacia fin de los sesenta hubo revueltas de los estudiantes prácticamente en todo el mundo: en México, Alemania, Estados Unidos, China… El segundo Mayo del ’68 es la huelga más importante de toda la historia de Francia. Es muy diferente del primero pues concierne a los trabajadores, millones de ellos, y no a los estudiantes. El tercer Mayo del ’68 es algo así como una revolución cultural. Tiene que ver con la agitación de los teatros y de los cineastas, también con la transformación de las reglas sexuales y con la revuelta feminista. El cuarto Mayo del ’68 es, finalmente, el más interesante. Consiste en la búsqueda de una nueva concepción de la política –la búsqueda por crear, por ejemplo, una colectividad entre trabajadores, estudiantes, extranjeros, etcétera–. Creo que aquí yace el legado del Mayo del ’68. Porque la revuelta de los estudiantes en sí misma no es una cuestión universal, concierne a las universidades, a la relación entre la educación institucional y la educación pública. La huelga de trabajadores en sí misma es ampliamente controlada por el Partido Comunista y por los sindicatos tradicionales, no es un fenómeno nuevo. La transformación de las modalidades sexuales y la revolución cultural crean una modernidad, pero esta modernidad es compatible con el capitalismo. Hoy somos contemporáneos del Mayo del ’68 en la búsqueda de una nueva definición de la política. El problema clave es encontrar una forma de organización política que no se halla en la forma del viejo Partido Comunista (organización jerárquica, participación en las elecciones clásicas, etc). Este problema aún no esta resuelto.

Read the rest of this entry »

La Filosofía como Repetición Creativa. Alain Badiou

Podría decirse que un autor es aquel sujeto que asume su implicación en un acto creativo. El objeto allí producido puede ser artístico, filosófico, de diferentes órdenes culturales. Su énfasis racional, afectivo, de pensamiento no lo hace ajeno allí al cuerpo. Por eso el filósofo puede no escaparse, su argumentación tiene una sede, un límite, tanto como ramas, derivas, conexiones, campos de intercambio y debate en ideas. Es, finalmente, una manera para abordar cosas y semblantes en movimientos y bucles de la vida de nuestra humanidad.

Deberé empezar refiriéndome a uno de mis maestros, el gran filósofo marxista, Louis Althusser. Para Althusser, el nacimiento del marxismo no fue una cosa simple. Estuvo compuesto por dos revoluciones, dos acontecimientos intelectuales principales. Primero, uno científico. Este acontecimiento fue la creación por parte de Marx de una ciencia de la historia, cuyo nombre es “materialismo histórico”. El segundo acontecimiento fue de naturaleza filosófica. Se trató de la creación, a cargo de Marx y otros, de una nueva tendencia, cuyo nombre es “materialismo dialéctico”. Podemos decir que se requiere de una nueva filosofía para clarificar y asistir el nacimiento de una nueva ciencia. La filosofía de Platón fue requerida, asimismo, por el comienzo de las matemáticas, o la filosofía de Kant por la física newtoniana. Después de todo no hay dificultad en todo esto. En este marco es posible decir dos cosas sobre el desarrollo de la filosofía.

Alain BadiouEste desarrollo dependió de nuevos hechos en algunos campos que no poseen una naturaleza filosófica inmediata. Particularmente, de hechos en el campo de la ciencia. Como las matemáticas para Platón, Descartes o Leibniz, la física para Kant, Whitehead o Popper, la historia para Hegel o Marx, la biología para Nietzsche, Bergson o Deleuze.

Por lo que a mí respecta, estoy bastante de acuerdo en que la filosofía depende de algunos campos no filosóficos. Y he llamado a estos campos las “condiciones” de la filosofía. Simplemente querría decir que no limito las condiciones de la filosofía al progreso de la ciencia. Propongo un conjunto más grande de condiciones, bajo cuatro tipos posibles: ciencia, pero también, política, arte y amor. Así que mi propio trabajo depende, por ejemplo, de un nuevo concepto matemático del infinito, pero al mismo tiempo de nuevas formas de la política revolucionaria, de los grandes poemas de Mallarmé, Rimbaud, Pessoa, Madelstam o Wallace Stevens, de la prosa de Samuel Beckett, de las nuevas maneras del amor que han emergido en el contexto del psicoanálisis y la completa transformación de todas las cuestiones en relación con la sexuación y el género.

Read the rest of this entry »

Alain Badiou- Is the Word Communism Doomed Forever?

A Lacanian Ink Event, Miguel Abreu Gallery 11/08

Democracy and Disappointment: On the Politics of Resistance

Alain Badiou, in conversation with Simon Critchley
Event Date: Thursday, November 15, 2007
Location: Slought Foundation
Conversations in Theory Series | Organized by Aaron Levy

Slought Foundation, Philadelphia, the Departments of Romance Languages, History, and English, and the Program in Comparative Literature at the University of Pennsylvania, are pleased to announce a public conversation between Alain Badiou and Simon Critchley on Thursday, November 15th, 2007 from 7:00-9:00pm. This event, the next installment of the “Conversations in Theory” series, features a 30 minute presentation by Simon Critchley about his recent publication Infinitely Demanding, followed by remarks and public conversation with Alain Badiou on metapolitics and the politics of resistance and dissensus. This event has been organized by Aaron Levy, will be introduced by Román de la Campa, Edwin B. and Lenore R. Williams Professor and Chair of Romance Languages at the University of Pennsylvania, and is sponsored by Verso. Publications by the conversants will be available for sale on the evening of the event.

Read the rest of this entry »